Aversión a la inteligencia

Éstas son las opciones del anómalo animal del sistema educativo, también conocido como “alumno de altas capacidades”: percatarse de ─ y decidir potenciar─ su situación, quedando así tachado de presuntuoso; o bien, intentar esconder y reprimir su potencial, haciendo alarde de su ominoso victimismo. Los hay incluso que afirman la existencia de una tercera alternativa (personalmente, mi favorita); implicando iniciar el proceso de disminución de su propio coeficiente intelectual (que normalmente oscila entre los ciento diez y ciento sesenta puntos); para, y con suerte, poder pasar desapercibido.

2016-01-11-110527chapeau

La incomprensión adlátere de este « síndrome de aversión a la inteligencia », es una noción en auge en nuestros días. No son pocos los niños y niñas que combaten, cada minuto, la sensación de rechazo por parte de un sistema que se niega categóricamente a reconocer su existencia; a prestarles la atención necesaria.

No digamos si, además, cuentan con la gran suerte de haber nacido bajo el yugo de una enseñanza tan gregaria como la nuestra; que parece temer a las acusaciones partidarias de “discriminación” antes de éstas haberse producido. Y lo que sería el culmen, mujer, como en mi caso.

Perdonen mi emergente vanidad. Tendrán que comprenderme, soy superdotada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s