Dos años de soledad

Breve agradecimiento.

Aún recuerdo cuando uno de sus libros llegó por primera vez a mis manos, a los catorce años, era Cien años de Soledad. No tantos después, frente al segundo aniversario de la muerte de Gabo, he de recordar aquella tarde remota en que mi madre me llevó a conocer su obra. Macondo era entonces una aldea de barro que emanaba hechizos; y el mundo que se me descubrió tan maravilloso, que muchas cosas carecen aún de nombre y para mencionarlas he de evocarlas en mis recuerdos.

1429264299_362545_1429264469_noticia_normal

Pobre de aquel cuya vida no haya quedado eternamente marcada por Aureliano Buendía, Úrsula Iguarán, Santiago Nasar, los Vicario, Bendición Alvarado; o cualquiera de los personajes que formaron, y continuarán formando parte del extraordinario fenómeno de Márquez.

Y gracias, Gabo, por Crónica de una muerta anunciada, por Vivir para contarla, por El general en su laberinto, por El otoño del patriarca; por descubrirme lo que verdaderamente es la lectura, a mí y a tantos, por continuar siendo mágico al margen del tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s