Intervención por alusión

No son pocas las ocasiones, durante la etapa escolar, en que nos vemos obligados a estudiar las diferentes reglas que deben cumplirse, estrictamente, a la hora de entablar una conversación. Cabe destacar la necesidad de respetar los distintos turnos de palabra, así como el hecho de reflexionar concienzudamente antes de realizar la aportación susodicha.

En esta última reunión del Congreso, hemos sido testigos de múltiples sucesos: acusaciones de sectarismo, de corrupción, comentarios completamente fuera de tono y tema. Por desgracia, no hemos podido aún vislumbrar un atisbo de respeto, deferencia o predisposición al consenso.

Estamos hartos, estamos cansados de oír a nuestros dirigentes, defensores del pueblo, respaldarse en el argumento de «conocer perfectamente qué quieren sus votantes». Sin duda, lo que resulta el súmmum del histrionismo. Bien, ante esto, no puedo evitar hacer uso del Artículo 71.3 de la Constitución, e intervenir por alusión. Señores gobernantes, lo que queremos es que tengan presente que son nuestra voz, nuestros representantes (también a nivel internacional); y que, por ello, deberían intentar evitar reportarnos semejante grado de vergüenza ajena. Si yo, con dieciséis años, puedo lograrlo; ustedes deberían, como mínimo, tenerlo en consideración.

Segunda ronda de investidura.

Ni acuerdo, ni educación.

(¡Y qué decir del acuerdo sobre educación!).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s