Sobre unidad y violencia

Que se nos parta el alma en pedazos no soluciona nada, tampoco las bombas. El terrorismo supone una de las mayores atrocidades de las que en mis cortos años de vida he sido testigo. Pero, sin duda, si alguna tragedia lo supera en esta escala del horror, es la continua llegada de refugiados a las costas europeas. La mirada vacía en los ojos de esos niños que amanecen ahogados en Lesbos cada mañana, sus pequeños cuerpecitos flotando en el océano.

Si en toda esta debacle existen inocentes, son ellos. Tengamos presente que las recientes catástrofes acaecidas en Europa no representan ni una ínfima parte del horror con el que Siria, Libia, Yemen e Irak deben convivir y combatir cada día. La culpa no es de los refugiados, y la islamofobia no es la solución.

Por todo esto, debemos luchar contra el terrorismo. No como Europa, sino como Humanidad. No excluyendo, sino integrando. No como defensa, sino como civilización. Unidos.

Mis condolencias a todas las víctimas, también europeas, de esta barbarie.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s