Las estrellas por techo

Deslizo las yemas de los dedos entre las ranuras, suavemente, como si se tratase de las oquedades del alma. Cajas. Resulta apabullante la facilidad con que uno puede empaquetar su vida, cerciorándose de no olvidar los detalles, las migajas, los recuerdos que quedan confinados en las esquinas y escapan incluso a nuestras miradas de desesperanza. Continue reading “Las estrellas por techo”

Sobre tecnología y progreso

Lo que hoy puede parecernos una prolongación de nuestro propio cuerpo, no siempre ha tenido la humilde consideración de acompañarnos. El epicentro de esta hecatombe tecnológica se sitúa en el S.XIX, cuando el proceso se dispara y surgen la telefonía sin hilos, el automóvil, la teoría de la relatividad, etc. Las condiciones de vida mejoraron más que notablemente, las vacaciones comenzaron a ser accesibles para “todos”; y nos hicimos con la patente de, hasta ahora, el más eficaz invento del ser humano: el velo de invisibilización de las tres cuartas partes del mundo para las cuales este “progreso” no era alcanzable, ni siquiera verosímil. Continue reading “Sobre tecnología y progreso”

Carta al director. Los santos inocentes (22/04/2016)

Editorial “El País”: Esto no se hace.

Señor Director:

Leía hoy mismo el editorial de su periódico sobre la integridad de jueces, magistrados, políticos y otros animales fantásticos; y no pude evitar realizar una reflexión.

Como estudiante, estoy acostumbrada a analizar las diferentes etapas, generaciones y movimientos históricos e intelectuales con un nombre propio: Generación del 98, los “felices años 20”, el “crack del 29”, la “Restauración”… Continue reading “Carta al director. Los santos inocentes (22/04/2016)”

Dos años de soledad

Breve agradecimiento.

Aún recuerdo cuando uno de sus libros llegó por primera vez a mis manos, a los catorce años, era Cien años de Soledad. No tantos después, frente al segundo aniversario de la muerte de Gabo, he de recordar aquella tarde remota en que mi madre me llevó a conocer su obra. Macondo era entonces una aldea de barro que emanaba hechizos; y el mundo que se me descubrió tan maravilloso, que muchas cosas carecen aún de nombre y para mencionarlas he de evocarlas en mis recuerdos.

1429264299_362545_1429264469_noticia_normal

Pobre de aquel cuya vida no haya quedado eternamente marcada por Aureliano Buendía, Úrsula Iguarán, Santiago Nasar, los Vicario, Bendición Alvarado; o cualquiera de los personajes que formaron, y continuarán formando parte del extraordinario fenómeno de Márquez. Continue reading “Dos años de soledad”

Sobre unidad y violencia

Que se nos parta el alma en pedazos no soluciona nada, tampoco las bombas. El terrorismo supone una de las mayores atrocidades de las que en mis cortos años de vida he sido testigo. Pero, sin duda, si alguna tragedia lo supera en esta escala del horror, es la continua llegada de refugiados a las costas europeas. La mirada vacía en los ojos de esos niños que amanecen ahogados en Lesbos cada mañana, sus pequeños cuerpecitos flotando en el océano. Continue reading “Sobre unidad y violencia”

Umbral de dignidad

Artículo de referenciaEl Mundo, Cada hogar paga 60 euros en la factura de la luz aunque no dé al interruptor.

Como seres humanos, siempre hemos tenido una más que curiosa inclinación para referirnos a «la luz» como triunfo. El filósofo Platón, en el siglo V antes de nuestra era, la utilizaba ya como alegoría de aquello que consideraba «el verdadero conocimiento». El siglo XVIII, que aún hoy conocemos por su apoteósico ensalce de la razón, y en el que se encuadran personajes tan ilustres como el filósofo Immanuel Kant, o los pensadores Voltaire y Jovellanos; se conoce popularmente como «de las luces». Este mismo siglo, en 1752, Benjamin Franklin experimentó por primera vez con la electricidad, haciendo volar una cometa durante una tormenta. Continue reading “Umbral de dignidad”